¿Tienes una hipoteca con cláusula suelo? Recupera tu dinero y los gastos de formalización de la hipoteca

Con la entrada en vigor del “Real Decreto-ley 1/2017, de 20 de enero, de medidas urgentes de protección de consumidores en materia de cláusulas suelo”, se abre la puerta a que los clientes afectados por una cláusula suelo puedan reclamar las cantidades abonadas de más en tu hipoteca (Notaria, Gestoría, Impuestos y Tasación, más los intereses legales correspondientes).

En este artículo, te indicamos los principales fundamentos para que recuperes tu dinero, informándote de los pasos fundamentales a dar para ello.

Como saber si tenemos una cláusula suelo en nuestra hipoteca:

Lo primero de todo es tener en cuenta que esta situación parte de la premisa de la “Falta de Transparencia”, según el criterio del Tribunal Supremo. Para entender que entiende el Tribunal sobre este término, debemos considerar cuatro puntos fundamentales.

1.- Que la cláusula no fuese negociada individualmente.

2.- Que la cláusula se encuentre camuflada, oculta o enmascarada dentro del contrato hipotecario y/o diluida entre otras cláusulas.

3.- Que el notario que autorizó la escritura no advirtiera a los demandantes de la existencia de la cláusula de variación del tipo de interés en el momento de otorgamiento de la escritura. Esta situación es muy difícil de probar por parte del Banco.

4.- Que la entidad no haya suministrado al Cliente ejemplos de cálculos o pagos derivados de esta Cláusula, entre otros, es decir, que no nos haya informado debidamente y no tenga forma de acreditarlo.

De manera genérica, la “Cláusula Suelo” de una hipoteca se suele reconocer bajo epígrafes con títulos como “límites a la aplicación del interés variable”, “límite de la variabilidad” o “tipo de interés variable”. Pero debe prestarse atención también a la evolución histórica de la cuota de su hipoteca y al plazo de prescripción de quince años.

También es preciso destacar que se puede reclamar aunque ya se haya terminado de pagar la hipoteca.

Primera Reclamación:

Una vez que estamos seguros que tenemos derecho a reclamar, debemos comenzar con el proceso de reclamación. El primer paso, que es voluntario, es comunicar al Banco tu situación particular, ya que es posible que el Banco, enviando un requerimiento previo, atienda la reclamación. En esta situación, el Banco deberá efectuar un cálculo de la cantidad a devolver y remitirle una comunicación al consumidor desglosando dicho cálculo (debiendo el cliente revisar si está conforme o no con dicho cálculo) o, en su caso, el Banco puede negar que se produzca dicha situación. Si no estamos de acuerdo o el banco se niega a devolvernos el dinero, podemos presentar una reclamación ante el Banco de España. En caso de que este no nos dé una respuesta adecuada, la única opción es reclamar judicialmente.

Reclamación Judicial:

Como hemos visto, si no conseguimos la devolución de lo anterior, llega el momento de recurrir a la vía judicial.

A través de esta vía reclamaremos la cantidad que se nos debe, si entendemos que es superior a la que nos ofrece el banco y, en todo caso, si el Banco nos ha comunicado que no tenemos derecho a su devolución.

Para el primer caso, si reclamas por la vía judicial y obtienes una sentencia más favorable a la oferta recibida por la entidad, se impondrá condena en costas al banco, es decir asumirá tus gastos de abogado y procurador. Se produce la misma situación si el Banco no nos contesta o nos ha indicado que no va a proceder a devolvernos ninguna cantidad.

Como se puede observar, no es una tarea fácil proceder a reclamar ante nuestro Banco. Siempre es preferible contar con Abogados expertos que nos acompañen durante todo el proceso, resolviendo los problemas y dudas que vayan surgiendo, para no estar un ningún momento desprotegidos. Desde SCA llevamos a cabo todas las gestiones necesarias para reclamar tu dinero; si necesitas más información o quieres concertar una reunión para ver tu situación particular, contáctanos en la siguiente dirección: legal@gruposca.com.