Videovigilancia en el ámbito laboral

La Sala de lo Social del Tribunal Supremo (TS), mediante dos recientes sentencias, ha admitido el uso de las grabaciones de cámaras de videovigilancia para justificar dos despidos disciplinarios.

El Tribunal Supremo concluye la validez de las imágenes pese a que la Ley Orgánica de Protección de Datos prevé que el tratamiento de los datos de carácter personal – como serían las imágenesrequerirá el consentimiento inequívoco del afectado, salvo que la ley disponga otra cosaentendiendo el supuesto enjuiciado está incluido entre las excepciones legalmente contempladas, idoneidad, necesidad y proporcionalidad-, para no exigir dicho consentimiento.

La Sala de lo Social entiende que el tratamiento de las imágenes obtenidas, dirigido al control de la actividad laboral, no hay que someterlo al consentimiento previo de los trabajadores porque está dirigido exclusivamente al cumplimiento del Contrato de Trabajo, añadiendo además que el consentimiento se entiende implícito en la propia aceptación del contrato que implica el reconocimiento del poder de dirección del empresario. En ambos casos, la empresa cuenta con un sistema de videovigilancia por razones de seguridad, no tratándose de una instalación oculta, conocidas por los trabajadores.

Ambos pronunciamientos recuerdan, que las facultades organizativas empresariales se encuentran limitadas por los derechos fundamentales del trabajador, quedando obligado el empleador a respetarlos. La constitucionalidad de cualquier medida restrictiva de los mismos queda determinada por la estricta observancia del principio de proporcionalidad.

En conclusión, a partir de este nuevo pronunciamiento, las empresas podrán utilizar las grabaciones de las cámaras de seguridad como prueba en el caso de que los empleados cometan un acto ilícito, sin que ello vulnere sus derechos fundamentales, siempre que sean conocedores de la existencia de cámaras de vídeovigilancia en su lugar de trabajo. Solo cuando las grabaciones tienen una finalidad diferente a la del cumplimiento del contrato de trabajo, es necesario solicitar el consentimiento expreso de los trabajadores afectados.