Nuevas formas de financiación: el préstamo entre particulares

Cuando buscamos financiación para operaciones tan comunes como comprarnos un coche o una casa, siempre pensamos que los únicos que pueden aportarnos el capital suficiente para llevar a cabo la operación son las entidades de crédito. Pero no es, ni mucho menos, así.

A día de hoy, una de las opciones menos conocida es el préstamo entre particulares que, sin entrar en el terreno de las donaciones, nos permite prestar una cantidad de dinero con la posibilidad de devolverlo en un plazo largo (y ajustado a nuestros intereses) de tiempo, lo que nos puede resolver muchos problemas.

Lo habitual en la actualidad es llevar a cabo una donación, y esto se debe al desconocimiento de las ventajas económicas del préstamo entre particulares.

La principal ventaja con la que nos encontramos es la posibilidad de no incluir intereses, por lo que la cantidad que nos presten es la que devolveremos; ni un euro más. Además, la firma de un préstamo de este tipo no conlleva el pago de impuestos. Para que conste su existencia ante Hacienda, requisito obligatorio, se debe presentar el modelo 600 relativo al ITP, pero en este caso esta exento.

Pero no es tan sencillo como parece. Hacienda siempre está al tanto de este tipo de operaciones, por si lo que tratamos de evadir es el pago del impuesto de Sucesiones y Donaciones. Como se desprende de lo anterior, la posición de Hacienda es tratar de asimilar el préstamo entre particulares con la donación, para así llevarse una parte del pastel.

Para evitar que se produzca la situación anterior es necesario preparar un contrato que recoja todos los requisitos legales para que Hacienda no pueda interpretar a su antojo la intención de los contratantes.

En caso de que se planteé llevar a cabo una operación de este tipo, desde Grupo SCA le asesoramos y preparamos toda la documentación necesaria para ello. Póngase en contacto con nosotros sin compromiso aquí.