El salario no es la única forma de incentivar al trabajador: la retribución flexible.

El Reglamento del IRPF prevé exenciones para determinados productos o servicios cuando son entregados por una empresa a sus empleados, ofreciendo una alternativa a que estos los paguen con un dinero que sí está sometido a tributación.

Con este fin, en el marco de un Sistema de Retribución Flexible, se permite que parte de la retribución anual del trabajador se realice a través de este medio, con el fin de beneficiarse de las ventajas fiscales aplicables. Nos estamos refiriendo la retribución en especie.

Pero, ¿qué es la retribución en especie? Se entiende como tal toda aquella utilización, consumo u obtención para fines particulares, de bienes, derechos o servicios de forma gratuita o por precio inferior al normal del mercado.

Aunque a simple vista puede parecer un sistema perfecto a través del cual podemos proporcionar un gran ahorro fiscal al trabajador, debemos tener en cuenta que se establece un límite, en ningún caso el salario en especie podrá superar el treinta por ciento (30 %) del total del salario, y además, el salario en “dinero” no podrá ser nunca inferior al SMI.

En este artículo se enumeran rentas que quedan exentas de tributación y pueden beneficiar a sus empleados:

Si tiene cualquier duda al respecto puede dirigirse al departamento Laboral o Fiscal del Grupo SCA a través de la siguiente dirección de correo electrónico info@gruposca.com.

                                                                                                                             19/12/2017- Raquel Igual